Los alimentos más perjudiciales para tu cerebro ¡Evítalos!

 

A veces nos sentimos sin energía, no nos podemos concentrar y nos cuesta recordar las cosas. Por mucho que tratemos de cuidar nuestro descanso y tener horas de sueño de calidad en muchas ocasiones el malestar se debe a los alimentos que consumimos. Está científicamente comprobado que hay alimentos que afectan la salud de nuestro cerebro y por ende deberíamos limitar su consumo. Estos son 10 de ellos:

Azúcar

 

El consumo excesivo de azúcar causa problemas neurológicos y reduce nuestra capacidad de aprendizaje, así como también ocasiona problemas de memoria. De acuerdo con un estudio publicado en la revista de la Asociación Médica Americana las personas que ingieren entre 17% a 21 % de sus calorías diarias en azúcar son más propensas a sufrir enfermedades cardiovasculares comparadas con los que consumen alrededor del 8%.

Comida rápida

Se ha comprobado que la comida rápida altera la composición química de nuestro cerebro y causa depresión y ansiedad típicos para el síndrome de abstinencia. El consumo excesivo de comida rápida además de que conlleva a la obesidad y problemas de colesterol afecta la producción de la hormona dopamina, la cual interviene también en las funciones de aprendizaje, memoria y motivación personal.

Cafeína en exceso,en dosis normales es beneficioso

Todos estamos de acuerdo que la cafeína ayuda a mantener el cerebro en estado de alerta y además el café es delicioso, pero si se consume en exceso puede causar jaquecas, aumentar la ansiedad, síndrome de abstinencia y afectar el ciclo del sueño. Ingerir cafeína en una cantidad demasiado elevada incluso puede provocar confusión de la realidad, alucinaciones y la muerte.

Alimentos procesados

Especialistas en nutrición afirman que los alimentos procesados contienen todo lo que perjudica al cerebro: azúcar refinado, grasa trans, sodio, sales, etc. La comida procesada aumenta el riesgo de padecer enfermedades neurodegenerativas, como por ejemplo el Alzheimer. No es necesario eliminarlos por completo de nuestra dieta, sino simplemente mantener un consumo moderado para sentirnos mejor.

Fructosa

La Revista de Fisiología publicó una investigación en la cual indica que este sustituto del azúcar o el jarabe de de maíz de alta fructosa que contienen muchos postres y golosinas afectan al funcionamiento correcto de las células nerviosas del cerebro y por lo tanto dificultan el aprendizaje y la claridad de los pensamientos.

Grasas trans

Las grasas trans no solamente son peligrosas por la obesidad y las enfermedades cardiovasculares, sino también para nuestro cerebro. La revista Neurology ha publicado un estudio en el que se demuestra que la ingesta excesiva de grasas trans causa la contracción del cerebro. Por lo tanto aumenta el riesgo de sufrir Alzheimer, un derrame cerebral y ralentiza los reflejos y la capacidad de respuesta.

Sal

Eso ya no es nada nuevo. Todos sabíamos que el consumo excesivo de sal conlleva a una mala salud cardiovascular. Además por el alto contenido en sodio la sal afecta nuestra inteligencia acelerando la disminución del conocimiento. Un estudio publicado recientemente en Neurobiology explica la manera en la que la sal influye negativamente en la capacidad de pensar del cerebro.

Los alimentos fritos

Cuando el aceite vegetal pasa por la freidora se convierte en grasas saturadas, las cuales se adhieren a las arterias causando aumento del colesterol. Pero no solamente afectan la salud cardiovascular, sino que también destruyen las células del cerebro, impidiendo que se desarrolle nuestra capacidad de aprendizaje y creación de recuerdos. Se ha demostrado que el aceite más tóxico para nuestro organismo es el aceite de girasol.

Edulcorantes artificiales

Los ingredientes de los edulcorantes o conservantes artificiales a largo plazo pueden causar efectos mucho más negativos que el consumo del azúcar. Según los científicos si se ingieren de manera continua provocan daños cerebrales y problemas con la capacidad cognitiva.

Alimentos que contienen glutamato monosódico

El glutamato monosódico es una sustancia que se utiliza en la industria alimenticia para potenciar y reforzar otros sabores. Su ingesta provoca la sobreexcitación de las células del cerebro provocando daño cerebral severo. Las inyecciones de esta sustancia en ratones de laboratorio han causado daños en sus células nerviosas y se relaciona enfermedades como el Alzheimer y la Enfermedad de Huntington. El consumo en exceso además es responsable de provocar dolores de cabeza, fatiga, depresión y obesidad.

Alimentos perfectos para tu cerebro y tu memoria

Una dieta sana en la que incluyamos estos alimentos, además de otras frutas, verduras, pescados y carnes, mantendrá nuestro cuerpo en condiciones óptimas. Recuerda beber de 1 a 2 litros de agua diarios.

Frutos secos

Nos aportan diversos minerales y vitaminas, entre ellos, fósforo, magnesio, potasio, vitaminas del complejo B y vitamina E. Estos frutos son aliados para mantener una buena salud cardiovascular, lo que se traduce en un correcto aporte de sangre y oxígeno a todos los órganos, sin dejar de mencionar, por supuesto, al cerebro.

Tomates

El tomate contiene una sustancia llamada licopeno, que, gracias a sus propiedades antioxidantes, ha demostrado ser útil a la hora de la prevención de muchas enfermedades, entre ellas, varios tipos de cáncer y accidente cerebro-vascular.

Semillas de Chia

Las semillas de Chia favorecen el funcionamiento de las neuronas y mejoran la actividad cerebral. Es considerada la mayor fuente de omega 3 que conseguimos en la naturaleza. Previene el envejecimiento de los tejidos, manteniendo las funciones intactas por más tiempo.

Aceite de oliva

Posee poderosos efectos antioxidantes de protección para los tejidos, evita el daño causado por los denominados radicales libres que llevan a las diferentes enfermedades como el caso del cáncer.

Además, posee grasas saludables que ayudan a proteger al corazón, logrando una óptima circulación sanguínea y consiguiendo nutrir a todas las células del cuerpo para que puedan funcionar correctamente.

Pescados

Los pescados son una fuente rica de fósforo. Este mineral ayuda a fortalecer el cerebro, especialmente, mejorando la memoria.

Consumir periódicamente pescados, sobre todo, el azul, por su alto contenido de omega 3, nos ayudará a proteger la salud de nuestro corazón y también del cerebro.

Té verde

Gran antioxidante, ayuda a prevenir las enfermedades del corazón y las que afectan al cerebro. Además, ayuda a preservar la memoria, evita el daño, causado por el paso del tiempo, manteniendo protegidas a nuestras células.

Cacao

Consumido, por supuesto, con moderación el cacao puede ayudar en la buena salud del cerebro, ya que contiene antioxidantes que evitan el envejecimiento prematuro del organismo y sus células, a la vez de prevenir enfermedades del corazón. Asimismo es rico en magnesio, un mineral que ayuda en la nutrición de nuestro sistema nervioso.

Brócoli

El brócoli posee nutrientes que tienen la capacidad de potenciar la memoria y preservar la buena salud del cerebro. También posee propiedades que ayudan a proteger al corazón.