- Foto © [Adam Gault / Getty Images]
Foto © [Adam Gault / Getty Images]

Desde harinas hasta jugos de naranja, el calcio es uno de los complementos favoritos utilizados para fortificar alimentos. Se encuentra en la lista que encabezan el yodo, el hierro y las vitaminas A y B. También hay una poderosa campaña de calcificación con suplementos y de ingesta de lácteos. Sin embargo, la osteoporosis es una enfermedad en crecimiento: se estima que en Norte y Latinoamérica aumentará en 400 pro ciento para el 2050. ¿Qué está fallando en las campañas de prevención? Una propuesta alternativa va a “la médula” del problema: el calcio no hace más resistentes a los huesos.

Los huesos se componen de dos partes fundamentales: en el exterior tienen una corteza dura compuesta esencialmente de calcio. Norteamérica y el norte de Europa son los países del mundo que más consumen calcio y son también los que tienen mayor número de casos de fractura de hueso. El fosfato de calcio forma una cobertura rígida pero inflexible y es la parte del hueso que se rompe cuando sufrimos un accidente, pero no es el único componente de los huesos.

Consejos para ayudar a sanar los huesos rotos

El resto del hueso es una matriz flexible y altamente resistente, que utiliza la corteza del hueso como protección. Pocas personas saben que los huesos tienen un papel importante para la salud de todo el cuerpo. En ellos se forman los glóbulos rojos, y en la espalda, fluye el líquido cerebroespinal.

Además de calcio, la salud de los huesos requiere magnesio, fósforo, boro, cobre, manganeso, zinc, vitaminas C, D, K, B6 y ácido fólico. Los lácteos, lejos de protegerlos, algunas personas sugieren que producen descalcificación, ya que el cuerpo utiliza el calcio para combatir la excesiva acidez de la leche.

Los problemas en la salud causados por los lácteos

El Omega 3

De reciente descubrimiento es el impacto del Omega 3 en los huesos. Un estudio en Irán ha demostrado que las mujeres que mantienen una dieta rica en ácido linoleico conservan la densidad ósea con mejores resultados después de la menopausia, que otras mujeres que consumen carnes rojas, aceites vegetales y otros productos ricos en Omega 6.

Conoce los beneficios del Omega 3

El problema de la descalcificación no es la falta de calcio, sino el desprendimiento del calcio de los huesos, producto de procesos inflamatorios y de excesiva acidez en la sangre. El Omega 3 es un componente de la dieta que ayuda a reducir la inflamación y mejora el funcionamiento del sistema nervioso, por lo que su consumo regular puede ayudar, no a aumentar la fijación de calcio, pero a disminuir su desprendimiento.

Antioxidantes

Los agentes oxidantes causan una gran cantidad de daño en el cuerpo. Los antioxidantes ayudan a combatir los efectos del cigarro, radiación ultravioleta, contaminación y toxicidad de algunos alimentos.

Al igual que el Omega 3, los antioxidantes ayudan a prevenir la osteoporosis pues evitan que el cuerpo recurra al calcio para combatir agentes dañinos. Si bien los cambios hormonales de la menopausia conducen a la pérdida de calcio, al mantener una dieta rica en antioxidantes esta pérdida dsiminuye.

Los mejores antioxidantes que puedes incorporar a tu dieta


Una dieta que proteja nuestros huesos no debe ser baja en calcio, pero debe replantearse las fuentes de éste. Es posible obtener pequeñas porciones de calcio en muchos alimentos, o grandes cantidades en alimentos poco nocivos, como el sésamo o ajonjolí.

Más allá del calcio, también es importante recordar que los huesos contienen una compleja gama de nutrientes que forman su matriz y que lo hacen flexible. Maximizar su flexibilidad sobre la rigidez puede hacerlos más resistentes a golpes y fisuras, y la dieta rica en nutrientes es clave para lograrlo.

Para evitar la acidez, existen muchas dietas alcalinizantes, que no sólo protegen a los huesos, sino a todo el organismo de los efectos nocivos de la acidez en la sangre. Una de las dietas que equilibran el PH con mayor éxito es la macrobiótica.

En general, según la Teoría de los Cinco Elementos, los alimentos de invierno tienen cualidades nutritivas para los huesos. En general, las verduras de invierno son ricas en minerales y son relajantes; la comida de esta temporada también involucra dosis más altas de sal que en verano, conservas, y consumo de algas marinas.

Los peligros del sobreconsumo de sal

No dejes de consumir calcio y en especial si estás embarazada, ya que es importante para garantizar la salud de tu bebé, y debido a que tu cuerpo se descalcificará antes que producir una malformación en el feto. Sigue una dieta especial para el embarazo y asegúrate de ingerir todos los nutrientes que necesitas en cada etapa.